Una heladería tradicional que no deja de innovar

Publicado el 30.11.2022  - 4 minutos
imagen de Una heladería tradicional que no deja de innovar

Foto: Sofía Torres

En 1969, Carlos Lorenzo compró una heladería llamada La Cigale, ubicada en Requena y Brandzen. Venía de trabajar con su padre, que tenía restaurantes en Buenos Aires y estaba vinculado al rubro gastronómico, aunque no tenía experiencia específicamente en helados. Lorenzo, sin embargo, aprovechó la oportunidad y el desafío y empezó a involucrarse más y más en el rubro, abriendo al año siguiente una segunda sucursal en Pocitos, en la tradicional esquina de Scosería y Roque Graseras. A partir de entonces, La Cigale se siguió desarrollando y expandiendo con nuevos locales, siempre con el espíritu de quienes fueron sus fundadores y de respetar la esencia de una gelateria italiana que prioriza el uso artesanal de los ingredientes, las materias primas y los procesos de producción. 

Magdalena Lorenzo, gerenta general de la empresa e hija de su fundador, hace un repaso de La Cigale hoy, de las opciones que ofrece para diabéticos y cuenta las novedades para este verano.

¿Cuántas sucursales tiene La Cigale hoy? 

Tenemos 20, concentradas prácticamente en Montevideo. En el interior tenemos una sucursal en Atlántida, que abre en verano, y otra en Las Piedras Shopping. Siempre buscamos instalar nuevas sucursales en distintos barrios cuando surgen oportunidades en espacios que están buenos. Hace unas semanas inauguramos un local en 21 de Setiembre y Coronel Mora, dentro del Mercado del Inmigrante. 

¿Cuántos gustos ofrecen?

Los variamos, pero ofrecemos aproximadamente unos 45 sabores. Buscamos tener una oferta amplia, más allá de que de pronto el 80% de las ventas dependen de 10 sabores. Tenemos clientes, desde nuestros orígenes, que valoran el helado de pistachos, de piña, de nocciola. Son sabores que no son tan populares, pero nos resulta importante ofrecerlos y que el cliente se encuentre con variedad en todos nuestros locales. Tenemos mucha fruta, frutos secos, granizados de chocolate, veteados con dulce de leche, con Nutella. 

¿Qué novedades preparan para este verano?

Todos los veranos traemos novedades y en estas semanas estaremos presentando los sabores de crema con higos turcos, uno que emula el postre de brownie con helado de vainilla, y el de mango con toque de cítricos, que lo sacamos el año pasado y lo vamos a reeditar. 

¿Qué venden, además de los helados clásicos?

Una gran variedad de paletas frutales y otras de dulce de leche y vainilla con baños de chocolate. También ofrecemos casatas, que vendemos en nuestros locales y en supermercados, y tortas heladas, ideales para las fiestas. 

¿Tienen opciones para clientes con necesidades alimenticias?

Sí. Todos los helados al agua son elaborados sin gluten. Tenemos desde hace muchos años desarrollada una línea sin azúcar, para diabéticos y personas que quieran consumir sabores bajos en calorías. Los ideamos especialmente para diabéticos y estamos certificados por la Asociación de Diabéticos del Uruguay (ADU). 

¿Qué tan importante es para La Cigale la venta en supermercados? ¿Desestacionaliza el consumo de helados?

Fue un paso importante que dio la empresa hace unos 20 años, cuando no existían helados premium en los supermercados. Tenemos unos 10 sabores y en los primeros días de diciembre estaremos sumando los helados de frutilla y vainilla sin azúcar a los supermercados. Esto nos permite llegar a zonas del país donde no amerita instalar un local, y en verano comercializar helados en la Costa de Oro, Maldonado y Rocha. A partir de esto, los helados se compran más en invierno, ya que ciertas familias los consumen en el confort y el calor de sus hogares. Es más difícil que a uno se le ocurra ir a una heladería en invierno. Es una forma de llegar a todos los consumidores y que encuentren nuestros helados donde sea.

Empresa
2022-11-30T16:07:00