Una colección familiar

Los vinos seleccionados de la bodega Bemberg Estate Wines reflejan la diversidad que el terroir argentino puede ofrecer
Publicado el 05.10.2022  - 4 minutos
imagen de Una colección familiar

El fruto de algunas parcelas de las fincas de la familia Bemberg se traduce en ejemplares únicos en Bemberg Estate Wines. La bodega nació a partir del sueño familiar de tener una colección de vinos propios para ser disfrutados en exclusividad. La pasión por hacer realidad este sueño llevó a que en 2010 la familia, luego de más de 150 años desarrollando la Cervecería Quilmes, decidiera reinventarse y enfrentar un nuevo desafío en el mundo del vino. Le encomendaron a Daniel Pi, chief winemaker con amplio reconocimiento internacional, y Marcelo Belmote, winegrower, la tarea de llevar adelante el nuevo proyecto. El resultado es una serie de vinos de parcela que reflejan lo mejor de las más de 3.200 hectáreas de viñedos que la familia posee en Argentina, en un recorrido de norte a sur por las mejores regiones vitivinícolas.

Con el pasar del tiempo, amigos de la familia de distintas partes del mundo, con los cuales habían compartido sus vinos en ocasiones especiales, pedían acceder y disfrutar de la colección. Fue así que los Bemberg decidieron ir por un objetivo aún más ambicioso y empezar a compartir sus vinos. A partir de mayo de 2018 decidieron separar una pequeña parte de la producción para ofrecerla en puntos de venta exclusivos.

De la mano de la idea de compartir Bemberg Estate Wines con el mundo llegó la de construir una bodega donde elaborar, criar y guardar estos ejemplares, que hasta entonces solo eran degustados en familia. En 2017 se inició la construcción de la bodega, la casa en la que esperan compartir instancias en familia y la implantación de 40 nuevas hectáreas de viñedos en Gualtallary, Mendoza.

Terroirs. Los suelos de Argentina son únicos por su diversidad y altitud, debido a la presencia de la Cordillera de Los Andes, que aísla al continente del océano Pacífico, lo cual se traduce en un clima con veranos muy templados e inviernos muy fríos que dan lugar a altas amplitudes térmicas. El resultado es una gran diversidad de suelos en los que la vid puede crecer y entregar uvas con características muy particulares. Dentro de esta vasta diversidad solo se eligieron algunas parcelas de las fincas más selectas para elaborar los vinos. El Tomillo, Las Piedras y El Milagro fueron las elegidas en Mendoza, La Yesca en San Juan, Los Chañares en Catamarca y Las Mercedes en Salta.

Primeros Vinos. Cada vino de la colección es sometido a un riguroso proceso de validación previo a su presentación. El protocolo incluye degustaciones lideradas por Daniel Pi en las que también participan otros enólogos y miembros de la familia, que son quienes dan el veredicto final sobre cuáles vinos serán presentados y cuáles no. “Los vinos de Bemberg Estate Wines tratan de transmitir el sitio de donde provienen las uvas. El paisaje, el clima, la gente, los aromas del viñedo, las condiciones climáticas del año. Lo que queremos es traducir todo ese paisaje y esa situación en una botella de vino. Son vinos que respetan el lugar del cual provienen, el momento en el cual fueron elaborados y la gente que los hizo”, asegura Pi. Los corchos son producidos con materia prima que proviene de alcornoques de la finca Las Ciguiñuelas, de la familia Sáenz de Vicuña en España. Son tapones de alta calidad por su baja porosidad y gran calibre.

El vino ícono de la bodega es Pionero, un blend de malbec, cabernet sauvignon y cabernet franc embotellado sin filtrar tras envejecer durante 18 meses en barricas nuevas de roble francés. La Linterna es una serie de vinos de micro-terroir. Proviene de vides exclusivas y del trabajo incansable de viticultores y enólogos en busca de las tierras que entreguen su máxima expresión.

Empresa
2022-10-05T11:45:00