Cuatro hospedajes en Punta del Este que proponen experiencias que conjugan buen diseño y confort

Publicado el 07.12.2022  - 6 minutos
imagen de Cuatro hospedajes en Punta del Este que proponen experiencias que conjugan buen diseño y confort

Posada Tamarindo

Por Gabriela Pallares
@arqpallares

Cada vez más los destinos son valorados por las experiencias que atraen tanto a residentes como a visitantes. Y Punta del Este se proyecta como un balneario internacional con propuestas diferenciales en este sentido, una población permanente con mayores exigencias y turistas que llegan al balneario esperando encontrar el encanto particular de una localidad cosmopolita. La conectividad y la flexibilización de los nuevos formatos de trabajo que trajo la pandemia sin dudas han acelerado estas tendencias.

Además de acoger proyectos de relevancia, la ciudad se perfila como una alternativa para disfrutar de múltiples servicios durante todo el año, desde festivales culturales hasta gastronomía gourmet y opciones de hospedaje para todos los gustos. Mientras que algunos eligen las estadías de lujo de las grandes cadenas hoteleras, otros prefieren propuestas de escala pequeña y atención personalizada. El diferencial de este tipo de lugares casi siempre tiene que ver con cierta evocación de la atmósfera local y gran atención por los detalles.

Son alojamientos con un diseño de experiencia vinculado directamente con el entorno, amenities que nada tienen que envidiar a los clásicos hoteles, intervención de artesanos locales en el interiorismo y una arquitectura de autor que se integra fielmente al espíritu del ambiente a través de sus materiales y terminaciones. Estos pequeños emprendimientos acercan una vivencia más parecida a la de una casa de balneario, priorizando el valor de lo íntimo y el contacto con la naturaleza aunque sin alejarse de la accesibilidad de servicios. La estadía se vuelve más descontracturada, perfecta para desconectarse un fin de semana en cualquier época del año o incluso para disfrutar entre semana y trabajar a distancia.

Posada Tamarindo

Con 12 habitaciones confortables y espaciosas, esta posada fue diseñada para vivir José Ignacio desde su espíritu sofisticado y relajado a la vez. Ubicada a metros del faro, la villa fue diseñada por el arquitecto argentino Javier Gentile, quien ideó un interiorismo cuidado y elegante, aunque sin perder la identidad del entorno.

Está rodeada por pasarelas de madera blanca, abundante vegetación y una piscina para uso diurno y nocturno. Mientras que algunas habitaciones tienen un rooftop con vistas 360, otras cuentan con patio privado. Destaca la buena calidad de la ropa blanca, así como el desayuno buffet con delicias caseras.

Todas las unidades están equipadas con estufa a leña exterior y espacios de livings para disfrutar de la tranquilidad que ofrecen las noches de este pueblo oceánico. El microclima especial que se vive en el entorno es muy valorado por huéspedes internacionales que llegan a este destino para vivir un momento de desconexión total.

Casa Lago

El complejo Casa Lago surge a partir de que el arquitecto Gustavo Bardavid diseñara su propia casa de veraneo cerca de la laguna de José Ignacio para alejarse de la vorágine de la ciudad. Tras finalizar su proyecto personal, sumó otras tres casas independientes para alquilar (la cuarta actualmente en construcción).

Probablemente el mayor atractivo de esta propuesta sea el punto geográfico en que se ubica: con orientación norte, la arquitectura abriga de las brisas del mar y permite el disfrute durante todo el año independientemente de cómo esté el clima. Para la realización de cada estructura se priorizó el uso de madera nacional, cultivando en su entorno flora autóctona.

Las casas están equipadas tanto para el verano como para el invierno. En época estival los huéspedes tienen espacios exteriores amplios, parrillero y piscina; mientras que fuera de temporada, la estufa a leña toma protagonismo. Si bien no se cuenta con servicio de hotelería, sí se ofrece al huésped una guía de lugares recomendados con propuestas varias.

En sus alrededores se ubican restaurantes de renombre, viñedos y bodegas, espacios culturales y pueblos pintorescos. Las actividades marítimas y campestres, así como los paseos de perfil más aventurero, son opciones que complementan la experiencia.

La Nacha

Es un nuevo proyecto que desembarca en el Este esta temporada. Sus creadores lo describen como una “aldea de verano”. Se trata de una única casa que a su vez incluye cuatro unidades concebidas para compartir en grupos de familia o amigos pero cada uno con su propio espacio.

Ubicada en José Ignacio, La Nacha está pensada para un público que valora la decoración y el estilo de un balneario relajado, en un entorno de destacada actividad gastronómica y clima festivo durante fechas estivales.

Las áreas comunes incluyen una sala de estar, una cocina comedor y una sala de juegos. Luego están los cuatro dormitorios con baño en suite, minicomedor, armarios espaciosos y frigobares.

El estilo decorativo está inspirado en las chozas de Indonesia o Tulum (México), con áreas exteriores de arena, cactus y bosque. El proyecto es de la interiorista None Fossati, con experiencia previa en Ordet, una posada en Manantiales de exquisito buen gusto y ambiente íntimo que se alquila actualmente como casa privada.

Las Taperas

A dos kilómetros de la Ruta 12, Las Taperas es un desarrollo de 25 chacras impulsado por el exrugbier argentino Pedro Sporleder, donde diseñó una posada a partir de una antigua tapera de la que se conservó su estructura de hierro y ciertas trazas de los muros. El diseño de interiores, a cargo de Martina Dugonjic, se pensó en simultáneo a la planificación de arquitectura y esto resulta en espacios que tienen una especial atención al detalle.

De estilo antiguo pero con una mirada de sofisticación austera, destacan piezas de particular personalidad como tirantes de madera, muebles de remates y obras de los artistas Ricardo Pickenhayn y Nicole Vanderhoeght. La posada boutique cuenta con ambientes amplios y cómodos e incluye servicio de desayuno y cena. También hay huerta orgánica, lavadero, aprovisionamiento de leña y housekeeping.

En un entorno de variada topografía que incluye arroyos y bosques nativos, el emprendimiento convive con el ecosistema autóctono. Los espacios exteriores están pensados para disfrutar de esta naturaleza en livings junto a fogones y mesas para cenar bajo la luz de la luna.

Arquitectura, innovación y diseño
2022-12-07T16:28:00