Celso Cuadro: "Me siento más inseguro en un Juzgado que en un temporal"

Publicado el 02.11.2022  - 6 minutos
imagen de Celso Cuadro: "Me siento más inseguro en un Juzgado que en un temporal"

Fotos: Lucía Durán

Por Federica Chiarino
@federicachiarino

Nombre: Celso Ernesto Cuadro • Edad: 45 Ocupación: periodista, corresponsal de Telemundo en Maldonado y Rocha • Señas particulares: Empezó a trabajar a los 14; llevó a su abuela de 95 años a una cobertura en Buenos Aires; muchas veces es su propio camarógrafo en los móviles.

¿Siempre quiso ser periodista? Empecé de muy chico, a los 14 años. Mi madre tuvo que firmar un permiso especial de menor para que yo trabajara en una radio como operador. Antes había repartido periódicos y pasaba música, ese es mi otro amor. Cuando vivía en La Paloma, iba al liceo y después a trabajar. En el año 97 me dieron la primera oportunidad de pararme frente a una cámara para un magazine que hacíamos en el balneario.

¿Cómo es su vínculo con su abuela, de 95 años? Hace poco me fui a hacer una cobertura a Buenos Aires y la llevé a ver a su hermana. Nosotros pasamos un momento muy difícil cuando murieron mi madre, mi tía (su hermana) y mi abuelo, que eran mis pilares. Con mi madre viví un momento muy complicado por un cáncer terminal, de esas enfermedades que se llevan la vida de la persona pero también gran parte de la de sus seres queridos.

En Canal 12 comentan que muchas veces hace los móviles sin camarógrafo. ¿Lleva la cámara, el trípode, y se arma sus propios sets? Sí, muchas veces. Otras trabajo con personas con las que me siento fenomenal. Creo que es muy importante el trabajo de los camarógrafos y opino que lo ideal es trabajar en equipo. Pero hoy la tecnología permite dar vuelta el visor de la cámara y hacerlo. Además me gusta mucho la parte técnica, entonces soy mitad técnico y mitad periodista.

Le ha tocado cubrir ciclones y temporales de gran magnitud, se ha metido en el medio de ráfagas de viento y espuma de mar sin más protección que la de una campera con capucha. ¿Confía en que eso tiene un diferencial? Absolutamente. Aprendí con gente de otra época y me enseñaron que la televisión es imagen, tiene que mostrar. Y las veces que lo hicimos salió bien. Tengo experiencia, soy de acá, conozco los lugares donde me puedo parar y eso me facilita. Pero hay que cuidar mucha cosa, la cámara, al camarógrafo.

¿Y no piensa también en cuidarse a usted mismo? Y... sí. He estado en temporales de 98 o 100 kilómetros por hora. Pero a veces me siento más inseguro en un Juzgado frente a un narcotraficante o a un sicario que en un temporal. En el Juzgado no te defiende nadie, estás cara a cara.

¿Le ha pasado de recibir amenazas en el ejercicio de su profesión? He tenido encuentros, nunca amenazas directas. Un día me llamó una fiscal para decirme que había un delincuente muy pesado vinculado a la droga, a las mafias de la zona, que había preguntado por mí. La fiscal me advirtió que tuviera cuidado, pero le dijo también al delincuente que nosotros solo hacíamos nuestro trabajo. Resulta que a esa persona le habían dado manija los propios policías en contra de nosotros, diciéndole que teníamos la culpa de que hubiese salido su nombre. Ese hombre estaba presumiblemente vinculado a un homicidio y al final no tenía nada que ver, eso fue lo que lo ofuscó. Pero al final él tenía códigos.

Cuando llega a su casa con su esposa y sus dos hijos, Celso Sebastián (7) y María Pilar (11), después de una jornada laboral, ¿habla de su trabajo? A veces me preguntan, pero se vive otro mundo en casa. Separo las cosas. Me ha tocado vivir momentos muy difíciles, incluso situaciones trágicas con niños. Y cuando las cosas son con niños duelen muchísimo. Uno lo que hace es abrazar a sus hijos, darles un beso y decir: ‘Bueno, que sigan viviendo en esta burbuja’. Aunque también les muestro la realidad. Viajo mucho con ellos, trato de guiarlos.

Ya es un personaje más que conocido en la zona este, usted mismo cuenta que lo saludan por la calle, a veces le piden fotos. El año pasado dos niños se disfrazaron de usted y el camarógrafo por Halloween, ¿cómo se lo tomó? Fue increíble. Si bien ese niño, esa familia, son de mi propio pueblo, yo no tenía ni idea. Fue un domingo, terminé de almorzar, me vine para Punta del Este y me empezaron a llegar fotos. Al principio decía: ‘Qué lindo, qué emocionante’, y nada más. Pero después me llamó mi esposa, que estaba con ellos, porque mis hijos se los habían encontrado. Hicimos una videollamada, fue algo hermoso y reconfortante. A las dos semanas los fui a conocer y les pregunté por qué se habían disfrazado de mí. ‘Queríamos disfrazarnos de alguien bueno’, me dijeron.

Este año participó del ciclo ¿Quién es la máscara? de Canal 12 como Hombre Disco, ¿cómo fue la experiencia? Impresionante. La repercusión que tuvo fue algo que nunca hubiese imaginado. La gente está acostumbrada a verme y yo estoy acostumbrado a que me vean en Telemundo, pero no en ese otro rol y, por lo que me dijo la producción, la imagen explotó, fue tremenda. Nadie se lo esperaba.

En su portada de Facebook tiene una foto suya con el micrófono de Telemundo, el mar de fondo, un filtro como de filmadora y la inscripción “El cronista, con Celso Cuadro”. ¿De qué se trata eso? Es un canal de YouTube en el que voy subiendo todo lo que hago para los distintos canales (también trabaja para Canal 7 de Maldonado), y la idea, en un futuro, es realizar coberturas internacionales importantes. Me gustaría ir metiéndole contenido a ese canal porque veo que el futuro viene por el lado de lo digital. Quiero ir creando mis propios contenidos, historias de cosas a las que a veces no se les da tanto tiempo en la televisión, coberturas grabadas y en vivo. Quiero utilizar ese medio y que la gente lo vaya conociendo.

Personajes
2022-11-02T14:21:00