“Me gustan las presentaciones minimalistas que esconden adentro todos los sabores”

Publicado el 03.06.2022 07:00  - 7 minutos
Por Marcela Baruch Mangino

Según la Asociación de Academias de la Lengua Española, la palabra nikkéi es un americanismo que proviene del japonés y que se utiliza para definir al descendiente de padre y madre japoneses que ha nacido en el extranjero. Este es el caso del chef argentino Maximiliano Matsumoto, pues su madre llegó a Buenos Aires con siete meses desde Okinawa y su padre es hijo de inmigrantes japoneses. Oriundo de Burzako, localidad ubicada en la zona sur del conurbano bonaerense, el cocinero se describe a sí mismo como “nikkéi segunda generación”. Con esta afirmación da por sobreentendido que la cultura oriental ocupa un lugar predominante en su formación como persona y también como cocinero. “La búsqueda de la acidez en mis preparaciones, el equilibrio entre los sabores ácido, dulce, amargo, salado y umami están en mi ADN, no puedo evitarlo”, comenta a Galería. Con esta impronta, después de 20 años de carrera y experiencia en algunos de los mejores restaurantes de la vecina orilla, Matsumoto llegó a Montevideo 15 días antes del comienzo de la pandemia para hacerse cargo de la cocina del hotel Sofitel Casino Carrasco, pero poco pudo demostrar entonces. Hoy, dos años después, a los 41 años, lidera la cocina de uno de los espacios más emblemáticos de la ciudad, y combina la impronta francesa que imprime la marca con su estilo contemporáneo propio de la alta gastronomía, poco visto a escala local. 

Esta nota es exclusiva para suscriptores de GALERÍA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita.