Mirando al futuro sin olvidar el pasado

Al frente de Pontyn, Daniel y Jesús Rama siguen apostando a El Emigrante mientras buscan hacer crecer sus otras marcas
Publicado el 12.10.2022  - 4 minutos
imagen de Mirando al futuro sin olvidar el pasado

Daniel Rama y Jesús Rama

Jesús Rama siempre tuvo claro que sería empresario. Era lo que anhelaba cuando con 19 años llegó a Uruguay casi sin dinero, empujado por la Guerra Civil Española. Tras años de trabajo en almacenes y bares, fundó en 1971 Pontyn S.A., una empresa que nació como un supermercado mayorista.

En 1975, durante un viaje de Jesús a su pueblo natal en Galicia, se reunió con Chico Calvo, de Conservas Calvo, al que le compró ocho mil dólares en latas de atún, dando así comienzo a la historia importadora de Pontyn.

Con el tiempo, fue incorporando otras marcas españolas como Dani, Delaviuda, El Pozo, Ponti y Antiu Xixona, más algunas de otros orígenes. Además, cumplió el sueño de desarrollar su propia marca, El Emigrante, que está integrada por una exclusiva selección de alimentos.

Habiendo atravesado momentos difíciles como la crisis económica de 2002 que casi acaba con la empresa, y un intento de robo que casi termina con su vida, a sus 85 años, Jesús recuerda con orgullo el camino recorrido, pero no se queda en el pasado. Pese a que su hijo Daniel ocupa activamente el cargo de director, él sigue visitando las oficinas y se encarga de monitorear los números de la empresa. “Aunque esté Daniel y lo haga muy bien, yo sigo siendo el presidente”, bromea.

Marca propia y cerveza de aniversario. Desde hace 10 años y de la mano de Daniel, Pontyn tiene el foco en hacer crecer a El Emigrante, ampliando el abanico de productos y brindándoles una mayor visibilidad. Quesos, aceitunas o hasta ñoquis que antes importaban desde Italia o España ahora se empacan en Uruguay bajo el nombre de la marca, al igual que los frutos secos que provienen de distintas regiones de Sudamérica.

“Nos tocó llegar a China para traer nuestra marca de champiñones y conseguir los envases para envasar la vainilla que producimos en Uruguay. De Brasil traemos castañas y duraznos, de Bolivia palmitos, de Tailandia un atún entero que nos permite ser líderes en el mercado desde hace mucho tiempo”, explicó Daniel.

“El camino es seguir fortificando El Emigrante y seguir dándoles foco a las marcas que representamos”, agregó. En esta línea, Pontyn busca seguir potenciando el crecimiento de la cerveza Estrella de Galicia, que está celebrando sus 20 años en Uruguay.

“Este año podríamos llegar a los dos millones de litros. Si bien estamos solo en el 2% del mercado, sentimos que tenemos mucho para crecer”, expresó.

El presidente de Estrella de Galicia y bisnieto del fundador, Ignacio Rivera Quintana, destacó durante una reciente visita a Uruguay que el país es el segundo consumidor per cápita de esta cerveza, después de España, y que espera aumentar las ventas con la inauguración de una fábrica en Brasil.

En crecimiento. A pesar de que Pontyn comercializa un total de 1.800 productos, la empresa sigue enfocada en la búsqueda de nuevas oportunidades. Recientemente El Emigrante presentó al mercado unas papas chips que tienen sal marina y son aptas tanto para celíacos (con sello de Acelu) como para veganos.

Por otro lado, la importadora firmó un convenio con una empresa india, que es la segunda más importante en el mundo en cuanto al cuidado capilar, para la comercialización de sus productos. Esto derivó en una reestructura interna de la empresa para dividir el área de alimentos y bebidas del de cuidado del hogar e higiene, donde se destacan los productos de Bettanin, Clasea, Sanilux, Brilhus, Novica, Esfrebom, Asepxia, Cicatricure, Tío Nacho, Genomma Lab, Teatrical y Goicoechea.

“Esto nos generó la necesidad de ampliar nuestros depósitos en 5.000 metros cuadrados. El proyecto está en construcción y estimo que estará terminado en unos cinco meses”, comentó Daniel.

Empresa
2022-10-12T09:22:00