Una casa que combina el aire industrial con lo vintage y piezas de herencia familiar

Publicado el 11.10.2022  - 2 minutos
Por Gabriela Pallares

Hay una frase que se atribuye a los escritores Julia Kristeva y Philippe Sollers que reza: “Dos personas que se enamoran son dos infancias que se entienden mutuamente”, y esta pareja que vincula dos orillas, parece haberlo formalizado en su hábitat cotidiano. 

Cuando Carolina Cesio, interiorista, recibió el encargo de este matrimonio conformado por una uruguaya y un argentino, el requisito era evocar la estancia familiar donde ella pasaba los veranos de su infancia. Desde el inicio, cuenta la diseñadora, las pautas estuvieron claras y el respeto por las ideas y criterios estéticos profesionales fue permanente. 

Así, se diagramó un casco que incluye una galería luminosa, con vidrios coloreados y piezas antiguas obtenidas en remates y recuperadas, que se integran perfectamente, generando ambientes con mucho carácter y personalidad. 

El trabajo de la interiorista abarcó definir las terminaciones y disposiciones de cada espacio, siguiendo una volumetría definida por el estudio de Arquitectura Somoza & Arralde, además de seleccionar cada pieza del equipamiento, la iluminación exterior e interior, y completar el paisajismo circundante.

Podría decirse que la impronta porteña en la ambientación está presente en la propuesta de ambientes amplios e integrados, ideales para recibir visitas y organizar reuniones sociales de las cuales disfrutan siendo anfitriones. El gusto y la atención en los detalles queda bien claro en todos los rincones, en una suerte de comunión de intereses que combinan a la perfección.

El tono verde agua favorito de la dueña de casa fue plasmado no literalmente ni en grandes gestos, pero sí en detalles de superficies como en barras en la cocina, mantas en los dormitorios y algún atisbo aquí o allá que respeta el gusto sin volverlo reiterativo.

Esa paleta se combinó con grises del cemento alisado usado en pavimentos o tonos negros en aberturas y carpintería de madera y hierro. Cierto aire industrial convive con lo vintage y piezas de herencia familiar, dotando a lo antiguo de una contemporaneidad apta para segundas oportunidades. 

Fotos: José Pampín

Arquitectura, innovación y diseño
2022-10-11T23:58:00