Un rooftop de diseño vanguardista y un centro de convenciones de gran capacidad revitalizan el Este

Publicado el 21.12.2022  - 4 minutos
imagen de Un rooftop de diseño vanguardista y un centro de convenciones de gran capacidad revitalizan el Este

Foto: Adrián Echeverriaga

Por Gabriela Pallares
@arqpallares


No hay dudas de que, desde hace un buen tiempo, el diseño de experiencias es un valor agregado clave para cualquier emprendimiento sin importar el rubro. Cada vez más los proyectos se conciben como espacios de interacción dinámicos que atraen públicos amplios y diversos.

Así lo entendió The Grand Hotel en Punta del Este con las nuevas apuestas que suma para esta temporada: la inauguración de un centro de convenciones y un rooftop bar abierto tanto a huéspedes como a público general. Complementando su servicio de hotel cinco estrellas sobre la parada 10 de Playa Brava, el complejo incorpora estas propuestas que no solo dinamizan su actividad, sino que a la vez diversifican la escena empresarial y de entretenimiento en el balneario.

The Grand Center. Se trata de un espacio multifuncional de 650 metros cuadrados para el desarrollo de todo tipo de eventos, desde casamientos hasta reuniones corporativas y eventos culturales. Incluso, debido a que cuenta con un equipamiento tecnológico de primer nivel, se pueden realizar shows musicales y obras teatrales con capacidad para albergar a cientos de personas.

Foto: Adrián Echeverriaga

Foto: Adrián Echeverriaga

Firmada por el arquitecto Sergio Barreto, el área se divide en un amplio foyer para recepciones y un salón principal de doble altura vidriado con balcón aterrazado que da al mar. En su interior destaca el uso de materiales nobles y un diseño cuidado, mientras que la parte exterior acompaña la estética náutica del hotel.

Foto: Adrián Echeverriaga

Foto: Adrián Echeverriaga

Huma Rooftop Bar. La otra gran novedad es la incorporación del nuevo Huma Rooftop Bar & Lounge, una terraza de exquisito diseño con una propuesta gastronómica diferencial que incluye coctelería de autor por Danilo Oribe y platos internacionales por Javier Sánchez. Además, hay un área dedicada a los amantes del sushi para disfrutar de la exclusiva experiencia que propone Danny Sadi con Omakase.

Foto: Adrián Echeverriaga

Foto: Adrián Echeverriaga

Fueron varios los estudios de arquitectura e interiorismo que colaboraron en el proyecto de esta azotea, liderado por el arquitecto Marcelo Daglio, aunando esfuerzos para construir un espacio de ciertas particularidades que lo hacen único. Con capacidad para 120 personas, es una obra con diseño vanguardista que evoca una estética marina mediante formas sutiles y onduladas.

El desarrollo y la identidad de marca se trabajó con el estudio Pure Grey, de Nueva York, una firma líder en el mundo en el desarrollo de restaurantes y bares. El estudio de Lucas Gashu diseñó mobiliario y barras, mientras que la iluminación estuvo a cargo de Pablo Pizzarro.

Foto: Adrián Echeverriaga

Foto: Adrián Echeverriaga

La arquitectura y la tecnología fueron dos pilares fundamentales para el desarrollo del concepto de diseño. En una primera instancia el desafío fue crear un espacio que conviviera armónicamente con el edificio preexistente, aunque duplicando la apuesta con una materialidad protagonista que lo eleva a otro nivel.

El uso de materiales de última generación es un gran diferencial. El techo está recubierto de titanio, incorporado a la estructura en tejas de 60x60. Este es un material inalterable y altamente reflejante que genera atractivos efectos de luz en los distintos momentos del día: los tonos van variando del amarillo oro al gris plata, dotando al edificio de un efecto singular.

Otro desafío fue aislar acústicamente las nuevas estructuras, de manera que su actividad no interfiriera con la dinámica del hotel. Con este objetivo trabajó un equipo multidisciplinario liderado por el arquitecto asesor Leonardo Fiorelli, que optó por crear una plataforma metálica de piso estructural independiente de la azotea, desarrollada localmente y construida en China en metal de hierro galvanizado.

Entre la estructura y el hormigón se pusieron paneles acústicos de un material similar al neopreno que amortigua los sonidos, elaborados por una empresa especializada en Estados Unidos. Para el sector de sushi, con un techo bastante más bajo, se incorporaron revoques acústicos especiales en el cielorraso y cristales acústicos en ventanales.

Tanto el centro de convenciones como el rooftop son dos nuevas propuestas de altísima calidad que se suman a la escena gastronómica y ejecutiva del balneario que valdrá la pena explorar a partir de este verano.

Arquitectura, innovación y diseño
2022-12-21T16:18:00