Deportistas estrella

Los más altos, más rápidos y más fuertes de los Juegos Olímpicos de París 2024

Publicado el 21.02.2024  - 10 minutos
imagen de Los más altos, más rápidos y más fuertes de los Juegos Olímpicos de París 2024

Yulimar Rojas. AFP

Por Leonel García Scaffo
@leonelgarcia76

Parece pronto y lo es. El ciclo olímpico duró esta vez solo tres años y no los cuatro habituales. La culpa la tuvo, como todo en el mundo, la pandemia de Covid-19. Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, así fue y es su denominación oficial, se terminaron disputando entre el 23 de julio y el 8 de agosto de 2021.

Fueron juegos sin público y con tapabocas, por lo que quizá no hayan quedado tanto en la memoria colectiva, más allá de la inolvidable emoción que por este país causó la actuación de los remeros Bruno Cetraro y Felipe Klüver. Tres años después, la capital francesa volverá a albergar la máxima cita deportiva. La antorcha de los Juegos Olímpicos de París 2024 estará encendida entre el 26 de julio y el 11 de agosto.

La principal atracción caerá en los deportistas, en los que llegan para perpetuar su legado, las estrellas nuevas que quieren demostrar de qué están hechos y los que no traen en su mochila más que las fundadas esperanzas de un país. En este adelanto de Galería hay varios de ellos: atletas dominantes en lo suyo como Yulimar Rojas, leyendas vivas como Mijaín López, posibles futuros monarcas como Léon Marchand o Noah Lyles, o esperadas resurrecciones como Simone Biles. En cinco meses, los ojos del mundo estarán en ellos.

Yulimar Rojas

Salto triple, Venezuela, 28 años

Esta mujer es quizá la mayor estrella latinoamericana del atletismo. Sus méritos deportivos son acalambrantes: tiene el récord mundial de salto triple (15,74 metros), es cuatro veces campeona del mundo, tres veces campeona del mundo en pista cubierta y ganó el oro olímpico en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. El año pasado en los Juegos Centroamericanos y del Caribe con solo un intento alcanzó fácilmente la marca necesaria para la cita parisina, en la que, además de ser la absoluta favorita, sueña con convertirse en la primera mujer en superar la barrera de los 16 metros. Fuera de las pistas, es abierta y orgullosamente lesbiana, negra y activista por los derechos de las minorías, lo que ha merecido elogios de un público ajeno a lo deportivo. También ha apoyado al gobierno de Nicolás Maduro, con lo cual ha estado muy lejos, lejísimos, de ganar aprobación.

AFP

AFP

Armand Duplantis

Salto con garrocha, Suecia, 24 años

Nació en Estados Unidos, hijo de un estadounidense y una sueca. Le costó más aprender el sueco que el inglés, pero cuando tuvo que elegir qué país representar se inclinó por su tierra materna. El país escandinavo vaya si salió ganando: su pedigrí incluye títulos y récords mundiales en los campeonatos mundiales de atletismo, al aire libre y pista cubierta (6,23 y 6,22 metros, respectivamente, ambos logrados en 2023); por supuesto, también es el monarca europeo y quien deberá defender el oro olímpico logrado en Tokio. Los que entienden de esto, paradójicamente, no lo entienden: no es considerado un prodigio físico ni una bestia del entrenamiento o el gimnasio; simplemente agarra la garrocha, corre y gana.

AFP

AFP

Simone Biles

Gimnasia artística, Estados Unidos, 26 años

Su nombre ya es más grande que su deporte y no solo por sus proezas. En los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 había ganado cuatro medallas de oro (tres individuales y una en una competencia por equipos) y una de bronce. En Tokio, cuando todos los focos estaban en ella, se bajó de la competencia porque no podía con los demonios que había en su cabeza. Esos demonios, como se escribió en Galería en agosto de 2021, tenían la forma de un padre alcohólico, una madre adicta y un médico deportivo abusador. Mucho peso para los hombros de una mujer negra de 1,47 metros que era un ejemplo de resiliencia en sí misma. Aunque esa reacción no generó unanimidades, demostró que los atletas, aun los más encumbrados, eran tan humanos como cualquiera. De todas formas, sacó fuerzas para ganar una plata por equipos y un bronce individual. En 2022 recibió la medalla presidencial de la libertad de manos del presidente Joe Biden por darles voz a quienes sufren abuso y acoso sexual y en 2023 tuvo un retorno por todo lo alto en los torneos mundiales.

AFP

AFP

Kimberley García

Marcha, Perú, 30 años

“Este récord es para mi querido Perú, que con los últimos desastres naturales no la está pasando muy bien. Espero, de alguna manera, arrancarles una pequeña sonrisita a todos”, escribió en sus redes sociales esta mujer nacida en Huancayo luego de convertirse en récord mundial. Fue en marzo de 2023, luego de una competencia de 35 kilómetros en Eslovaquia, mientras la costa norte de su país era azotada por fuertes inundaciones. El año anterior, en Eugene, EE.UU., había logrado dos títulos mundiales en 20 y 35 kilómetros. Los Juegos Olímpicos son todavía su debe: en Río de Janeiro terminó en la posición 14 y en Tokio no culminó las competencias, lo que le provocó una depresión, como ella misma admitió. Por suerte para ella, cambió la mentalidad, lo que la convierte en la principal carta de su país para lograr un oro que le resulta esquivo desde Londres 1948, cuando ganó en tiro.

AFP

AFP

Léon Marchand

Natación, Francia, 21 años

Muchos herejes pondrán el grito en el cielo al ver que en natación se destaca a este francés y no a Caeleb Dressel, el estadounidense siete veces campeón olímpico y 21 veces campeón mundial que también estará en París. Pero este joven nacido en Toulouse, “apenas” dos veces campeón mundial, especialista en mariposa y combinado, no solo tendrá el aliento incesante de su público, también tiene en su currículum el haber roto un récord increíble: los 400 metros combinados que Michael Phelps (el deportista olímpico más condecorado de todos los tiempos) había clavado en 4 minutos, 3 segundos y 38 centésimas en 2008. En 2023, en el Mundial de Fukuoka, Japón, Marchand lo bajó a 4:02:50. Esta disciplina es el equivalente en natación a lo que es el decatlón en el atletismo. La mayor contra que puede tener, más allá de Dressel, es la presión de un público con todas las ganas de verlo en la cima del podio con La Marsellesa de fondo, convertido en el nuevo héroe nacional.

AFP

AFP

Mijaín López

Lucha grecorromana, Cuba, 41 años

En un país con una gran tradición deportiva, terminar en un quinto puesto en su debut olímpico, Atenas 2004, no vaticinaba un sitio en la historia. Pero desde Beijing 2008 todo cambió y desde entonces invariablemente ha ganado el oro olímpico en la categoría de 130 kilos. Cuatro medallas doradas al hilo es algo que ningún luchador olímpico había logrado, pero de ganar en París se convertiría en el primer atleta en ganar el mismo evento individual en cinco juegos consecutivos. Por lo tanto, está en la víspera de hacer historia en una competencia que arrancó en 1896. Su veteranía parece marcarle un límite, pero lo mismo se decía en París, cuando este también pentacampeón mundial y pentacampeón panamericano, apodado el Terrible, demostró que viejos eran los trapos. Superar los obstáculos ha sido una constante en esta leyenda desde muy joven. A los 13 años, en una competencia juvenil, se fracturó la tibia y el peroné. Su padre, Timoteo, enfurecido, le prohibió seguir practicando la lucha. Por suerte para él y el deporte, Mijaín­ tenía claro que ese sería su camino.

AFP

AFP

Carlos Alcaraz

Tenis, España, 20 años

El número 1 más joven de todos los tiempos es uno de los rostros más esperados por el público que ya palpita los juegos. Se ha dicho que este murciano, que ya tiene un US Open y un Wimbledon en su palmarés, supone la nueva era de este deporte, un salto de calidad (como en su momento lo fueran Bjorn Borg y Roger Federer) que obligase a todos a mejorar si querían competir. Y él ya ha dicho que los Juegos Olímpicos de París son su principal objetivo para 2024, en una declaración poco usual en los tenistas de elite que siempre prefieren poner los focos en los abiertos y no en estas citas corales que abarcan a todas las disciplinas. En todo caso, será un gran desafío para él. El polvo de ladrillo de Roland Garrós, obvia locación para el tenis olímpico, aún no le ha sido favorable en su corta carrera, al contrario de lo que ha pasado con su compatriota Rafael Nadal, de 37 años, quien ha vencido ahí 14 veces. Nadal, ya en el final de su tremenda carrera, también estará presente en los courts parisinos.

AFP

AFP

Noah Lyles

Atletismo, Estados Unidos, 26 años

No hay caso, las carreras de velocidad son lo más atrayente de los Juegos Olímpicos. Ahí se consagraron para la historia en la competencia masculina Jesse Owens, Jim Hines, Carl Lewis y Usain Bolt. Noah Lyles, que consiguió un bronce en Tokio, va en ese camino luego de convertirse en la gran figura del Mundial­ de Atletismo de Budapest, Hungría, de 2023, cuando ganó el oro en 100 metros llanos, 200 metros llanos y la posta de 4 por 100. No solo va por ese triplete, sino que también va por los récords todavía en poder del jamaiquino Bolt, la última gran estrella de este deporte. Quizá así empiece a ser un poco más querido en su país. Ponerse en contra de la NBA, señalando que ahí no se juega por ser campeón del mundo como sí ocurre en las justas internacionales de atletismo (algo estrictamente cierto, pero que al patriotismo y al ego de las estrellas del básquetbol norteamericano no les hizo ninguna gracia), le hizo perder los favores de buena parte del público.

Ami Yuasa

Breaking, Japón, 25 años

El nuevo paso luego de la inclusión en los Juegos Olímpicos de la escalada deportiva, el skateboarding y el ciclismo BMX es el breaking. También conocido como breakdance, es un baile surgido en el Bronx neoyorquino en la década de 1970 en el marco de la cultura del hip hop. Según la web oficial del evento, se caracteriza por “la combinación de movimientos atléticos como giros sobre la cabeza, volteretas, saltos y complejos movimientos culturales”. Esta mezcla de baile y deporte de alta competencia tiene a los B-Boys y B-Girls como sus cultores. Esta B-Girl japonesa ganó en los World Games celebrados en Birmingham, Alabama, Estados Unidos, en 2022, y desde entonces se convirtió en la estrella femenina más admirada de este joven deporte olímpico que hará su debut como tal en París.

Eliud Kipchoge

Maratón, Kenia, 39 años

El mundo quedó en shock el domingo 11 de febrero con la muerte de Kelvin Kiptum, un keniano de 24 años poseedor del récord mundial de maratón. Esta trágica noticia le da más chances a Kipchoge de hacer historia en la más prestigiosa de las carreras de larga distancia, ya que de ganar en París lograría su tercer oro olímpico consecutivo, después de sus victorias en Río de Janeiro y Tokio. Su edad provoca dudas, pero su estado físico es impecable. Se está mentalizando para lograr la proeza de bajar las dos horas en recorrer los 42,195 kilómetros y hay quien especula que no se retirará hasta lograrlo. Sabe de sacrificios: de adolescente corría tres kilómetros todos los días para ir al liceo en su Nandi natal.

Actualidad
2024-02-21T15:38:00

LEÉ TAMBIÉN